La era de la ”información”.

Hace tiempo, comprendí de una forma sencilla, lo manipuladores que pueden ser los medios de comunicación, algo que ya desde años atrás sospechaba, y que mediante una pequeña entrevista que me hicieron en TVE, para cubrir un reportaje sobre los ‘’sin techo’’ que vivían en el aeropuerto de mi ciudad (en el que yo por aquel entonces trabajaba), fui testigo en primera persona de la manipulación mediática. Después de una serie de preguntas sobre el comportamiento de estos indigentes en dicho aeropuerto, pude comprobar al día siguiente, como recortaron algunas de mis respuestas para dar la imagen que a ese programa se le antojaba, y que estaba un tanto lejos de mis postura respecto al tema. Ese día, fue para mí sin duda una confirmación de todas mis sospechas, y es que los medios de comunicación mienten deliberadamente, atienden a su propia agenda, en definitiva, están tan corrompidos como la casta política. Para algunos, esto puede ser una anécdota sin más, pero imagínate, si para un asunto con tan poca trascendencia como el que abarcaba mi ‘’entrevista’’ fueron tan imparciales, ¿que no harán por asuntos mayores?, ¡apaga y vámonos! Fue por aquel entonces, cuando decidí embarcarme en el mundo de la contra-información, también conocido como el mundo de las conspiraciones, sentía que para tener una riqueza en la percepción de la información, debía escuchar y leer todas las versiones posibles de ésta. Si bien es cierto que al principio, supongo que por el resentimiento que tenía, caí en el error de apoyar la contra-información como la única acertada, pero bueno, por suerte uno se va dando cuenta de que tampoco puede estar influenciado por nada que uno mismo no pueda confirmar, y seamos claros, ¿Cuánta información de la que nos llega a nuestras manos podemos corroborar? Si tratas de responder a esta simple cuestión te darás cuenta de que muy poca, y sin embargo, somos partícipe de ella de manera casi como si nos sucediera a nosotros.

La mayoría de la población está sometida en una guerra informativa entre dos bandos; la información ‘’oficial’’ y la ‘’no oficial’’ (noticias y conspiraciones, información y contra-información) siendo lo mismo por la simple deducción de que otorgar una etiqueta u otra se debe solo a un dogma social, la creencia por ejemplo de que todo lo que sale en los medios de comunicación es la realidad y todo lo demás queda desterrado al mundo de los ”conspiranoicos”.  Para mi todo es información o desinformación dependiendo de nuestra capacidad para medir la veracidad, y lo curioso, es que del cien por cien de información que pasa por nuestras manos, muy pocas son las opciones que tenemos para refutarla, todo es información, tenga su origen en cualquiera de los medios posibles (tv, prensa, internet…).  Nuestra forma de juzgarla como auténtica o falsa recae en la confianza que le damos a la fuente  que la emite y seamos honestos, que califiquemos una información apoyándonos en este aspecto carece de objetividad.

Fueron estas reflexiones las que me hicieron optar por la opción que hasta día de hoy mantengo, y que de momento, me han hecho tomar una posición distinta ante la vida, para mi más rica, puesto que para adquirir el conocimiento me hace ser más participativo, tratando de experimentar la verdad por mi cuenta. Las verdades que comparto son aquellas que yo mismo he experimentado, algo que no he inventado yo, que practica más gente y se llama empirismo. Esta filosofía de vida me hizo, como a otros tantos, soltar toda información y creencia que por vivencia no me pertenece, y que en el fondo, no hacen que mi vida sea mejor, al contrario de lo que muchos piensan, de hecho, todo el proceso de soltar, me hizo sentir que el modelo tradicional, al que la gran mayoría participa, te somete a  una carga innecesaria, y que de liberarte, experimentas que la vida es mucho más sencilla de lo que pensaba, te invito a que pruebes. Por otra parte, esta filosofía empírica no implica abandonar el mundo de la información como muchos piensan, sigo leyendo (no he leído tanto en mi vida como ahora), sobre todo aquello que puede contribuir a mi crecimiento personal, pero al mismo tiempo, me he alejado de otras fuentes de forma instantánea, por el simple hecho, de ser ya bastante repetitivas, solo te sumergen en una espiral difícil de salir, y que de ser información negativa, perjudican tu estado emocional, por lo tanto tu salud mental y física, siendo las noticias de la televisión y la mayoría de la prensa un claro ejemplo.. Al mismo tiempo, seguramente también te des cuenta de que cuando tienes en tus manos todas las posiciones sobre los hechos, tu opción a darle mas peso a una u otra, como expliqué mas arriba, recae en la Fe de lo que esperas que sea, y esto, vuelvo a repetir, carece de objetividad.

Es evidente que nuestra civilización está pasando por un momento de la evolución, que sin duda está siendo tan revolucionario como delicado; vivimos en la era de internet, donde la información corre como la pólvora y donde separar el grano de la paja parece depender ya solo de nosotros mismos. Es revolucionario porque, hasta hace bien poco, la única información que podíamos adquirir, venía del sistema educativo, la televisión y la prensa (los medios oficiales), tenían el monopolio y ello no hacía mas que sumir la humanidad en un estado de hipnosis, donde el poder establecido y su bombardeo mediático se colaba en tu mente para que pensaras  a su antojo, moviendo así la opinión pública donde les placía. Este modelo pocos se atrevían a cuestionarlo, y los que lo hacían, quedaban expuestos a burlas de todo tipo, de ahí a que muchos de los que intuían ciertas manipulaciones del sistema ni siquiera alzasen su voz, por el miedo de ser objetos de burla de aquellos que se consideran en posición de la verdad. Todo esto sigue ocurriendo, pero algo está cambiando, cada vez son más los que se cuestionan el modelo oficial implantado, compartiendo sus investigaciones en redes sociales, blogs, youtube, o bien impartiendo cursos o conferencias, sin embargo, si esta es la parte revolucionaria, la delicada vendría a ser a que cualquiera se puede lanzar a emitir información de dudosa procedencia, y aquí es donde la gente debe andar con cuidado, al igual que con los medios oficiales, a no caer atrapados en nuevos dogmas. ¿Cuántos de vosotros compartís información en las redes sociales de la cual en el fondo no podéis contrastar? Quiero que juguéis con esta pregunta para que reflexionéis sobre las verdades que sostenéis a través de la información que os llega, sin ni siquiera tomaros la molestia de descubrir la verdad de la que presume, es algo que os animo a que no paséis por alto, ya que las afirmaciones que sostenéis crean un mapa de creencias en vuestra mente y las creencias son limitantes. No hay nada más rico que vuestras propias experiencias, aquellas de las que realmente se nutrirá vuestro Ser de una manera directa y sin intermediarios de dudosas intenciones.

Mi intención con este artículo no es más que remarcar la cantidad de verdades que sostenemos por puras creencias y pocas evidencias, hemos delegado nuestra responsabilidad en la confianza a los medios, algo muy peligroso que invita a personas con ansias de poder a situarse en ellos, para por ejemplo, mover la opinión publica hacia su propio interés y vendernos su modelo de sociedad, apoyado por nuestra propia ignorancia -vende violencia y el pueblo exigirá seguridad- Animo a todos a que lean todas las posiciones sobre los sucesos para expandir la conciencia de la realidad, ya que al estancarte en solo una parte, eres vulnerable a la agenda de uno de ambos bandos. Recuerda que el lobo siempre será el malo del cuento si solo escuchas a caperucita.

Un fuerte abrazo para todos  e infinitas gracias por dedicarme parte de vuestro tiempo.

Saludos y amor para todos.

Anuncios

7 comentarios en “La era de la ”información”.”

  1. Tienes razón .. un ejemplo, que la tierra es redonda .. pero quien dice? es lo que nos dicen , mas nadie sabe nadie de nosotros a ido al espacio y verificar quizás no sea así o quizá si 🌎 😊 un saludo …

    Me gusta

    1. Si es algo así, no está de más desechar información que en realidad no nos sirve para nada, o que nos aporta bien poco, lo más coherente es abordar aquello que si podemos experimentar, desde ahí surge el verdadero crecimiento. Saludos Laura 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s