Desenmascarando mi Ego.

Siempre había escuchado hablar del alma, el espíritu, el ego y todo esos temas místico-espirituales, como algo que está ahí pero que era ajeno a mi, creencias a las que daba por hecho que entendía, sin molestarme siquiera a profundizar en ellas -nunca me habían interesado estos temas, quizás por asociarlo a creencias sectarias propias de religiones-, la realidad es que estaba verde ante tales conceptos. La atmósfera creada por las religiones del mundo, y sus cruzadas particulares, han originado tanto crimen en nombre de la humanidad, que actuaban de repelente hacia todo lo referente al mundo espiritual. Quizás, sea este el rol que ocupa la iglesia en nuestra sociedad y el motivo por el cual,muchas personas al igual que yo, sientan o hayan sentido repulsión por todo lo referente a estos temas. De hecho sigo pensando, y ahora mas que nunca, que las religiones por lo general son doctrinas que ”secuestran” el espíritu, nos ”roban el alma” bajo dogmas que tienen la capacidad de hacerte perder el interés de descubrir la verdad por ti mismo, excepto alguna excepción como el Budismo Zen, o el chamanismo de culturas ancestrales, la primera creando escuelas de ejercitación mental, y la segunda basada mayormente en plantas maestras, que no son nada menos que aquellas que tienen efectos psicodélicos en nuestra consciencia; son las medicinas que usaban los chamanes para extraer gran parte del conocimiento y re-conectar la mente de un individuo a su esencia. Es curioso percibir como la misma palabra psicódelia da origen a prejuicios de todo tipo, cuando su significado literal es ”que manifiesta la mente”. Sin ir mas lejos, la gran época de avances en la psiquiatría fué con el boom de estas sustancias allá por los años 60, y que con la posterior ley de control sobre las sustancias de Estados Unidos, comenzó toda una campaña persecutoria sobre todo tipo de sustancias, alegando todo lo que fuese necesario para convencer al hombre común de que era un bien necesario para la sociedad. Todo un entramado que da para mucho más y que seguramente toque en un futuro artículo.

 

Fue en torno al año 2007 cuando por circunstancias de la vida, se me presentó la oportunidad de indagar en la consciencia tan hondo como mi curiosidad insistiera, es una capacidad que tenemos todos y que por diversos motivos, despertó en mi lo que viene siendo el gran descubrimiento de mi vida. Me vi inmerso en todo este universo de navegación mental, donde uno, acompañado de su nave nodriza -la mente- va moviendose en el ancho de este nuevo mundo por explorar, de una forma intuitiva, como si la idea se depositara frente a mi reclamando su atención. Así fue como empecé a caminar y es que, si tiempos atrás fui víctima de mi propia mente y sus pensamientos, engullido en los típicos problemas cotidianos a los que te condiciona esta sociedad, con su peculiar mente colectiva -cayendo incluso enfermo de una severa ansiedad-, en el actual de mis días, he conseguido retomar los mandos de mi propia mente; ”jugando” con ella, navegando por los rincones de la consciencia tanto como he podido, descubriendo parte de su potencial y de sus límites. Respecto a mis descubrimiento, como se suele decir, tengo una buena y una mala noticia; la buena es que el potencial es TREMENDO, palabra que ahora mismo me sabe incluso a poco, la ”mala”, que no tiene límites 😀 . Por herencia e interferencias tenemos todo un programa de creencias limitantes instalados en la mente, que de superarlos, un nuevo horizonte se despliega ante nosotros, abriéndonos la percepción hasta puntos insospechados y dotándonos de una lucidez mental a un nivel extraordinario. Somos lo mas parecido a ordenadores biológicos, con gran capacidad de almacenar todo lo que nuestra alma va recopilando, creando de esta manera paquetes de conocimientos que se asientan en nuestra mente, los cuales a su vez, generan pensamientos y emociones; es nuestra respuesta ante ambas, lo que da como resultado a experimentar la vida de la manera en que lo hacemos, acabamos de recrear el nacimiento de una identidad, y el día que conocí la mía, me di de bruces con mi ego, ¡acababa de descubrir el ego! A partir de ese día, fueron varias las veces que me ”senté ante él” para conocerlo; dejando caer todos los programas de creencias limitantes, soltando la carga emocional arrastrada -me hinché a llorar varias veces- y estirpé toda clase de ”anomalías” que detectaba, lo desnudé básicamente. No quiero comparar lo que supuso este hallazgo, en relación a desnudar a una mujer por la que sientes algo, pero acabo de hacerlo y se me antoja que, aunque bien distinto, son dos acciones igual de bellas. Con la mujer compartes tu amor con ella, y con el ego descubres que tu eres amor en estado puro. Más tarde con el tiempo escuché la frase ”Dios es Yo y Yo soy Dios cuando dejo de ser Yo”, ese día se me cayó otra lagrima de felicidad, al poder compartir, comprender y recordar con ella, ese momento de felicidad plena -¡madre mía!, ¿y ahora con todo esto que? -Sal y compártelo con el mundo, por ejemplo -¿pero quien habla? ¿de donde procede esa voz? ¿me he quedado loco?, -¿importa?, -La verdad es que no, y si esto es la locura quiero un poco más. ¡Acababa de descubrir mi consciencia! aquello que algunos llaman su Dios interior, su Yo-superior y un sinfín de términos que solo hacen acariciar la misma idea. La consciencia emerge de un vacío absoluto, proyecta amor a raudales; irradia luz y no tiene límites; es un microcosmos, una porción del mismo Universo proyectándose en nosotros, y nuestra parte del Yo más mágica y misteriosa, parte a la que recomiendo a todo el mundo que conozca para que por fin, su puzzle de la vida empiece a encajar de una manera perfecta.

 

Sinceramente, desde que empecé a caminar en esta dirección, esta fase de mi vida está siendo la más apasionante y la mas rica. Todo comenzó a recobrar sentido, destapé muchas cartas del juego de la vida, desperté a la sincronicidad de percibir las causas de los sucesos que me ocurren, -de manera casi espontanea- otro concepto más que había escuchado y que pasó a ser un hecho palpable, -y no otra palabra más sacada de la chistera de alguna creencia extraña-. Tenemos capacidades maravillosas, aguardando a que las descubras para poder activarse, capacidades fruto del inagotable poder de la consciencia, capacidades que te hacen ver la distorsionada realidad que sostenías anteriormente, creado por una mente distanciada de su conciencia, su alma, que es lo único real e inmortal que existe.

 

La finalidad de este artículo no es tanto el comeros la cabeza con mi vida, que lo mismo ha sido tu caso a saber 😀 , sino el de ofreceros una posibilidad de visualizar algo que todos albergáis dentro, y yo como buen conocedor de sus resultados, me siento en la obligación moral de destaparlo, como hacen muchos otros que andan en la misma linea. No se trata de ser mejor que nadie, ni acaparar protagonismo, solo de inculcar una chispa de curiosidad en vuestras conciencias, para que de alguna manera echéis a andar la maquinaria de la mente y descubrir lo que para mi, es la parte más fascinante de nuestras vidas.

 

Un gran abrazo para todos e infinitas gracias por dedicarme vuestro tiempo. Saludos y mucho amor!!!!!

 

Anuncios

Un comentario sobre “Desenmascarando mi Ego.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s