DMT, respira hondo y observa.

Hace algún tiempo escribí un artículo adelantando un tema que para mí ha sido de vital importancia en la última etapa de mi vida, como lo fue el hallazgo de la llamada DMT o molécula del espíritu, término con el que han acuñado a este neurotransmisor tras uno de los estudios más interesantes sobre psicodélicos que se han hecho en la historia conocida. Ya por aquel entonces, cuando escribí << la avanzadilla de DiMiTri >>, poseía en mi currículum todo un repertorio de experiencias sobre mi persona y sobre algunos interesados, amigos y amigos de amigos que también habían escuchado ‘’la llamada’’. Hoy por hoy, y después de un seguimiento exhaustivo sobre un amplio grupo de psiconautas, tengo el honor de haber sido partícipe de una cadena de eventos difícil de pasar por alto, y el honor de haber presenciado la evolución notablemente favorable que conceden estos estados ampliados de la conciencia. Hemos sido testigos como nuestras vidas han recobrado un sentido más profundo sobre nuestra existencia, al mismo tiempo que hemos quedado sobrecogidos ante el poder transformador que otorgan tales experiencias, como ya adelanté en el primer artículo iniciático, existe ‘’un antes y un después’’ una vez decidas sumergirte en los elevados estados de conciencia que proporciona dicha sustancia. Con ‘’elevados’’ no pretendo dar a entender que te hagan mejor que los demás, se trata de superarse así mismo, además una de las cosas que se comprende bajo esos estados, es que todos albergamos esa porción de divinidad en algún rincón de nuestro Ser, por lo tanto no hay nadie mejor que nadie, solo conciencias que sintonizan con diferentes ‘’emisoras de percepción’’, las cuales a su vez, condicionan tu vida llevándote por caminos diferentes. Aquí es donde la DMT parece jugar un papel importante, ya que parece mostrarte el Universo sin filtros y desde ahí puedes contemplar la existencia desde una posición más amplia, donde comprender muchas de las cuestiones existenciales que tanto ha perseguido el ser humano y que por motivos nada casuales quedan al margen de las masas; la mente humana parece parasitada por algún tipo de fenomenología que induce nuestro colectivo a la más profunda ignorancia; solo siendo ignorante se puede permitir la entrada del miedo a tu conciencia y contribuir a que nuestra especie siga siendo el resultado de una paranoia global basada en el miedo.

La DMT es un duro golpe para el Ego actual predominante, ya que en muy pocos minutos, puede hacer tambalear todo el estandarte de creencias típico del ciudadano convencional, ciudadano cuya mente anda hechizada por las artimañas y trucos impulsados por aquellos que si conocen las leyes naturales para dominar y mover los hilos del poder a su antojo. No me cabe la menor duda, de que una expansión de conciencia a gran escala usando este tipo de sustancias, podría cambiar el curso de la Humanidad hacia una dirección más armoniosa que la actual, en la que somos incapaces de relacionarnos con el medio sin destruirlo. Es de esperar por lo tanto, que por eso los poderes fácticos, ansiosos de poder (poder que poseen a través de la propagación paranoica del miedo), tratan de contener su proliferación de estas prácticas, demonizándolas a nivel cultural, catalogándolas como ilegales e imponiendo duras sanciones para que se te quiten las ganas de ‘’caminar por estos barrios’’; tienen miedo de una Humanidad despierta ya que su Imperio se les cae como un castillo de naipes. La DMT es una llave que nos ofrece nuestra Madre Tierra capaz de propulsar un salto cuántico en las conciencias de los seres humanos, haciendo que nuestro plan de vida sea desplegar todo ese amor que llevamos dentro de nosotros, y dejar de ser de ser de una vez por todas, esos seres temerosos que se temen incluso a si mismos; La DMT es sin duda para muchos de nosotros una potentísima herramienta de conocimiento, una tecnología natural, un amplificador de conciencia, un recurso presente en la naturaleza que proporciona una experiencia que te lleva al reencuentro inevitable con realidades más profundas que hacen replantearte todo el paradigma de un plumazo; una experiencia que nada tiene que envidiar a cualquier cosa inventada por el Hombre, más bien parece alejarte de todo cuanto hemos creado, ya que la finalidad de nuestras creaciones parecen perseguir y reforzar el ‘’Yo soy lo que tengo’’, mientras que la DMT es la sencillez esencial del ‘’Yo soy’’, acompañado del big bang de la grandeza descomunal que parece albergar tal esencia.

Las fuerzas del cosmos habitan dentro de nosotros, su esencia, la infinidad de formas que emergen de su expresión, la luz, la oscuridad, la paz absoluta, el amor… Respira! Respira hondo y observa que todo cuanto eres y te rodea es esa energía divina que se expresa de infinitas maneras para formar todo cuanto existe; respira hondo y siente como ese mar de energía lo inunda todo, penetra por cada poro de tu piel y que tu piel, no es nada más que el contenedor de ese mar de energía vibrante; respira hondo y observa como tu existencia va más allá de todo cuanto creías, cuanto soñabas; todo está perfectamente conectado, toco encaja, todo llega, todo va desarrollándose mientras el propósito de ser y existir se despliega de forma cada vez más nítida ante nosotros; respira hondo y deja que las fuerzas del cosmos y tu ser, se unan en la expresión única de aquello que en realidad somos, la grandiosidad del Cosmos enfrascada, el Universo manifestándose en un fractal llamado cuerpo.

Como siempre, despedirme por el momento dando gracias por dedicarme tu tiempo a leer estas palabras, espero que las buenas vibraciones que se reciben bajo estas prácticas lleguen a vosotros a través de este artículo. Un fuerte abrazo y amor para todos. 😀

El sueño de la vida

Existen tantas verdades como puntos de vista; si crees por ejemplo que eres tu cuerpo, tu nombre, tus logros, tus pensamientos, razón no te falta porque es algo totalmente perceptible, pero si eres capaz de ir más allá, quizás también descubras que hay otras verdades que hacen tambalear esa rígida creencia material; verdades que se salen de lo convencional, y donde los hábitos y prácticas cotidianas de nuestra cultura, dejan de tener ese aparente sentido sólido del que presume. Hay quien se atreve a explorar esos otros mundos; de repente un día, alguien decide que la vida guarda aún secretos por descubrir, que hay algo más detrás del telón de esta gran obra de teatro, y va tras ello, aunque implique lanzarse al vacio sin saber a qué altura ha saltado, sin ni siquiera saber si llevaba puesto el paracaídas o algún tipo de artilugio salvavidas ¿qué miedo verdad? Aún así se tira, quien sabe qué fuerza le empuja a hacer semejante cosa, pero se tira; quien sabe qué misterios le aguarda, pero se tira; quien sabe si después de esta caprichosa locura vuelve a ser la misma persona, pero se tira; la voz que surge de su interior es tan poderosa que se tira, y ya no hay marcha atrás, aunque ello le conlleve nadar contra corriente y tenga que romper con los dogmas de la sociedad.

Nuestra Historia está llena de ejemplos así, de personas atrevidas, que siguiendo su intuición, deciden salirse del paradigma establecido para adentrarse en esos mundos casi prohibidos, desconocidos, misteriosos, paraísos en algunas ocasiones y terrenos pantanosos en otras tantas. Somos seres curiosos, o por lo menos algunos hemos mantenido esa esencia que tantas veces nos ha caracterizado. Imagina que eres tu quien traspasa ese umbral y descubres que todo cuanto creías sobre el mundo y sobre ti no era del todo cierto ¿qué miedo verdad?, imagina que todo cuanto se te ha inculcado desde que tienes uso de razón, no es más que una pequeña parte de lo que eres, quedando así oculta la otra cara más mágica sobre ti y sobre el universo; imagina que todo lo aprendido no es más que la obsesión de una sociedad para que percibas el mundo como a ella gusta y antoja, una maniobra para mantenerte distraído y concentrado en la única dirección en la que eres útil para ella ¿qué miedo verdad? Casi visto de esta manera dan ganas de dormir en la absoluta ignorancia (como muchos dicen), sin embargo a cada paso que das, el miedo va desapareciendo y el sufrimiento se va con él; un sentimiento de libertad comienza a aflorar dentro de ti y atravesar barreras de conocimiento se convierte en tu nueva afición; contra todo pronóstico, saber que vives rodeado de mentiras no te hunde más, ni te hace temer el mundo, sino que te eleva por encima de él. Una vez escuche la frase  <<La verdad nos hace libres>>  y razón no le faltaba, quizás por ello uno comienza a caminar por este sendero y nunca vuelve atrás, porque cada vez te sientes más ligero, más consciente, más despierto, ¡¡más vivo!! Y es que no hay nada como coger las riendas de tu propio Ser, para conquistar y descubrir el mundo por ti mismo, sin atarte a creencias limitantes; ideas que condenan tu conciencia a vivir en cautiverio.

Me encanta soñar, soy consciente de que los sueños son una gran fuente de conocimiento, una poderosa herramienta mediante la cual podemos acceder a esas otras realidades para comprender muchas cosas, pequeños y grandes detalles que se nos escapan durante la vigilia. Recuerdo haber soñado llevando la vida de otra persona totalmente ajena a mí; recuerdo haber soñado con vidas paralelas, sin cuestionarme nada cuanto sucedía (aceptaba el sueño sin más); rápidamente te metes en el guión y cumples con ´´la misión’’ de manejarte con tus nuevas circunstancias, tan real como la vida misma. Es algo que desde siempre me ha llamado la atención, cerrar los ojos para por arte de magia experimentar otra realidad, otra vida ¿será nuestra vida algo parecido a un sueño? ¿por qué soñamos? ¿acaso no sería más fácil entrar en la nada profunda para despertar cuando hayamos descansado el cuerpo físico que tanto importa, sin tener que soñar?

La física cuántica actual ha descubierto el frágil concepto del mundo material que percibimos, y al cual nos atamos constantemente por inercia y de manera viciosa. Es muy habitual escuchar a estos científicos hablar sobre la realidad ilusoria que experimentamos; han conseguido usando las tecnologías actuales, medir que el mundo material que nos rodea, simplemente no existe, la solidez es una ilusión causada por nuestra percepción de los cinco sentidos ¿no es ese el mensaje principal que nos trata de transmitir los sueños? La vida es un sueño, no seré el primero que lo diga, ni será la primera vez que lo has escuchado, lo que pasa que la mayoría agarramos estas definiciones solo como algo poético, definiciones que como carecen de soporte racional, se nos escapan de las manos, por lo tanto de la realidad, así que le restamos la importancia que de verdad tienen y seguimos durmiendo. Aquellos que despiertan ante el mundo ilusorio en el que nos encontramos, bien por los estados oníricos, por tener capacidades extrasensoriales, por haber tenido una experiencia reveladora en este sentido, o sea cual sea el caso, despiertan ante la verdad de saber que están soñando; irremediablemente comienzan a percibir más allá de la materia, comienzan a percibir que la realidad no es tan sólida como pensamos, que lo que experimentamos es solo una parte de algo más, te muestran tu parte inmortal y que estamos hechos del mismo material que los sueños; revelaciones que muchos todavía desconocen por desgracia, y digo por desgracia porque de conocerla la humanidad en su mayoría, no me cabe duda de que la vida y la situación actual cambiarían drásticamente para convertir este mundo en el paraíso que es; un paraíso sin absurdas leyes, solo las únicamente proporcionadas por la naturaleza; un paraíso cuyo fin sería experimentar el amor en todas sus formas, amor que como ya he dicho en tantas ocasiones, es el único estado desde donde se nos brinda la posibilidad de vivir plenamente felices.

La vida lleva siendo un sueño desde siempre y hay quien lo ha sabido desde hace mucho tiempo, son aquellos los despiertos quienes manteniendo a la humanidad dormida, hacen de nosotros unos seres manipulables para que vivamos su sueño y no el nuestro.

Un fuerte abrazo e infinitas gracias por dedicar vuestro tiempo en esto que os quiero contar J amor para todos!!!!

La era de la ”información”.

Hace tiempo, comprendí de una forma sencilla, lo manipuladores que pueden ser los medios de comunicación, algo que ya desde años atrás sospechaba, y que mediante una pequeña entrevista que me hicieron en TVE, para cubrir un reportaje sobre los ‘’sin techo’’ que vivían en el aeropuerto de mi ciudad (en el que yo por aquel entonces trabajaba), fui testigo en primera persona de la manipulación mediática. Después de una serie de preguntas sobre el comportamiento de estos indigentes en dicho aeropuerto, pude comprobar al día siguiente, como recortaron algunas de mis respuestas para dar la imagen que a ese programa se le antojaba, y que estaba un tanto lejos de mis postura respecto al tema. Ese día, fue para mí sin duda una confirmación de todas mis sospechas, y es que los medios de comunicación mienten deliberadamente, atienden a su propia agenda, en definitiva, están tan corrompidos como la casta política. Para algunos, esto puede ser una anécdota sin más, pero imagínate, si para un asunto con tan poca trascendencia como el que abarcaba mi ‘’entrevista’’ fueron tan imparciales, ¿que no harán por asuntos mayores?, ¡apaga y vámonos! Fue por aquel entonces, cuando decidí embarcarme en el mundo de la contra-información, también conocido como el mundo de las conspiraciones, sentía que para tener una riqueza en la percepción de la información, debía escuchar y leer todas las versiones posibles de ésta. Si bien es cierto que al principio, supongo que por el resentimiento que tenía, caí en el error de apoyar la contra-información como la única acertada, pero bueno, por suerte uno se va dando cuenta de que tampoco puede estar influenciado por nada que uno mismo no pueda confirmar, y seamos claros, ¿Cuánta información de la que nos llega a nuestras manos podemos corroborar? Si tratas de responder a esta simple cuestión te darás cuenta de que muy poca, y sin embargo, somos partícipe de ella de manera casi como si nos sucediera a nosotros.

La mayoría de la población está sometida en una guerra informativa entre dos bandos; la información ‘’oficial’’ y la ‘’no oficial’’ (noticias y conspiraciones, información y contra-información) siendo lo mismo por la simple deducción de que otorgar una etiqueta u otra se debe solo a un dogma social, la creencia por ejemplo de que todo lo que sale en los medios de comunicación es la realidad y todo lo demás queda desterrado al mundo de los ”conspiranoicos”.  Para mi todo es información o desinformación dependiendo de nuestra capacidad para medir la veracidad, y lo curioso, es que del cien por cien de información que pasa por nuestras manos, muy pocas son las opciones que tenemos para refutarla, todo es información, tenga su origen en cualquiera de los medios posibles (tv, prensa, internet…).  Nuestra forma de juzgarla como auténtica o falsa recae en la confianza que le damos a la fuente  que la emite y seamos honestos, que califiquemos una información apoyándonos en este aspecto carece de objetividad.

Fueron estas reflexiones las que me hicieron optar por la opción que hasta día de hoy mantengo, y que de momento, me han hecho tomar una posición distinta ante la vida, para mi más rica, puesto que para adquirir el conocimiento me hace ser más participativo, tratando de experimentar la verdad por mi cuenta. Las verdades que comparto son aquellas que yo mismo he experimentado, algo que no he inventado yo, que practica más gente y se llama empirismo. Esta filosofía de vida me hizo, como a otros tantos, soltar toda información y creencia que por vivencia no me pertenece, y que en el fondo, no hacen que mi vida sea mejor, al contrario de lo que muchos piensan, de hecho, todo el proceso de soltar, me hizo sentir que el modelo tradicional, al que la gran mayoría participa, te somete a  una carga innecesaria, y que de liberarte, experimentas que la vida es mucho más sencilla de lo que pensaba, te invito a que pruebes. Por otra parte, esta filosofía empírica no implica abandonar el mundo de la información como muchos piensan, sigo leyendo (no he leído tanto en mi vida como ahora), sobre todo aquello que puede contribuir a mi crecimiento personal, pero al mismo tiempo, me he alejado de otras fuentes de forma instantánea, por el simple hecho, de ser ya bastante repetitivas, solo te sumergen en una espiral difícil de salir, y que de ser información negativa, perjudican tu estado emocional, por lo tanto tu salud mental y física, siendo las noticias de la televisión y la mayoría de la prensa un claro ejemplo.. Al mismo tiempo, seguramente también te des cuenta de que cuando tienes en tus manos todas las posiciones sobre los hechos, tu opción a darle mas peso a una u otra, como expliqué mas arriba, recae en la Fe de lo que esperas que sea, y esto, vuelvo a repetir, carece de objetividad.

Es evidente que nuestra civilización está pasando por un momento de la evolución, que sin duda está siendo tan revolucionario como delicado; vivimos en la era de internet, donde la información corre como la pólvora y donde separar el grano de la paja parece depender ya solo de nosotros mismos. Es revolucionario porque, hasta hace bien poco, la única información que podíamos adquirir, venía del sistema educativo, la televisión y la prensa (los medios oficiales), tenían el monopolio y ello no hacía mas que sumir la humanidad en un estado de hipnosis, donde el poder establecido y su bombardeo mediático se colaba en tu mente para que pensaras  a su antojo, moviendo así la opinión pública donde les placía. Este modelo pocos se atrevían a cuestionarlo, y los que lo hacían, quedaban expuestos a burlas de todo tipo, de ahí a que muchos de los que intuían ciertas manipulaciones del sistema ni siquiera alzasen su voz, por el miedo de ser objetos de burla de aquellos que se consideran en posición de la verdad. Todo esto sigue ocurriendo, pero algo está cambiando, cada vez son más los que se cuestionan el modelo oficial implantado, compartiendo sus investigaciones en redes sociales, blogs, youtube, o bien impartiendo cursos o conferencias, sin embargo, si esta es la parte revolucionaria, la delicada vendría a ser a que cualquiera se puede lanzar a emitir información de dudosa procedencia, y aquí es donde la gente debe andar con cuidado, al igual que con los medios oficiales, a no caer atrapados en nuevos dogmas. ¿Cuántos de vosotros compartís información en las redes sociales de la cual en el fondo no podéis contrastar? Quiero que juguéis con esta pregunta para que reflexionéis sobre las verdades que sostenéis a través de la información que os llega, sin ni siquiera tomaros la molestia de descubrir la verdad de la que presume, es algo que os animo a que no paséis por alto, ya que las afirmaciones que sostenéis crean un mapa de creencias en vuestra mente y las creencias son limitantes. No hay nada más rico que vuestras propias experiencias, aquellas de las que realmente se nutrirá vuestro Ser de una manera directa y sin intermediarios de dudosas intenciones.

Mi intención con este artículo no es más que remarcar la cantidad de verdades que sostenemos por puras creencias y pocas evidencias, hemos delegado nuestra responsabilidad en la confianza a los medios, algo muy peligroso que invita a personas con ansias de poder a situarse en ellos, para por ejemplo, mover la opinión publica hacia su propio interés y vendernos su modelo de sociedad, apoyado por nuestra propia ignorancia -vende violencia y el pueblo exigirá seguridad- Animo a todos a que lean todas las posiciones sobre los sucesos para expandir la conciencia de la realidad, ya que al estancarte en solo una parte, eres vulnerable a la agenda de uno de ambos bandos. Recuerda que el lobo siempre será el malo del cuento si solo escuchas a caperucita.

Un fuerte abrazo para todos  e infinitas gracias por dedicarme parte de vuestro tiempo.

Saludos y amor para todos.