El sueño de la vida

Existen tantas verdades como puntos de vista; si crees por ejemplo que eres tu cuerpo, tu nombre, tus logros, tus pensamientos, razón no te falta porque es algo totalmente perceptible, pero si eres capaz de ir más allá, quizás también descubras que hay otras verdades que hacen tambalear esa rígida creencia material; verdades que se salen de lo convencional, y donde los hábitos y prácticas cotidianas de nuestra cultura, dejan de tener ese aparente sentido sólido del que presume. Hay quien se atreve a explorar esos otros mundos; de repente un día, alguien decide que la vida guarda aún secretos por descubrir, que hay algo más detrás del telón de esta gran obra de teatro, y va tras ello, aunque implique lanzarse al vacio sin saber a qué altura ha saltado, sin ni siquiera saber si llevaba puesto el paracaídas o algún tipo de artilugio salvavidas ¿qué miedo verdad? Aún así se tira, quien sabe qué fuerza le empuja a hacer semejante cosa, pero se tira; quien sabe qué misterios le aguarda, pero se tira; quien sabe si después de esta caprichosa locura vuelve a ser la misma persona, pero se tira; la voz que surge de su interior es tan poderosa que se tira, y ya no hay marcha atrás, aunque ello le conlleve nadar contra corriente y tenga que romper con los dogmas de la sociedad.

Nuestra Historia está llena de ejemplos así, de personas atrevidas, que siguiendo su intuición, deciden salirse del paradigma establecido para adentrarse en esos mundos casi prohibidos, desconocidos, misteriosos, paraísos en algunas ocasiones y terrenos pantanosos en otras tantas. Somos seres curiosos, o por lo menos algunos hemos mantenido esa esencia que tantas veces nos ha caracterizado. Imagina que eres tu quien traspasa ese umbral y descubres que todo cuanto creías sobre el mundo y sobre ti no era del todo cierto ¿qué miedo verdad?, imagina que todo cuanto se te ha inculcado desde que tienes uso de razón, no es más que una pequeña parte de lo que eres, quedando así oculta la otra cara más mágica sobre ti y sobre el universo; imagina que todo lo aprendido no es más que la obsesión de una sociedad para que percibas el mundo como a ella gusta y antoja, una maniobra para mantenerte distraído y concentrado en la única dirección en la que eres útil para ella ¿qué miedo verdad? Casi visto de esta manera dan ganas de dormir en la absoluta ignorancia (como muchos dicen), sin embargo a cada paso que das, el miedo va desapareciendo y el sufrimiento se va con él; un sentimiento de libertad comienza a aflorar dentro de ti y atravesar barreras de conocimiento se convierte en tu nueva afición; contra todo pronóstico, saber que vives rodeado de mentiras no te hunde más, ni te hace temer el mundo, sino que te eleva por encima de él. Una vez escuche la frase  <<La verdad nos hace libres>>  y razón no le faltaba, quizás por ello uno comienza a caminar por este sendero y nunca vuelve atrás, porque cada vez te sientes más ligero, más consciente, más despierto, ¡¡más vivo!! Y es que no hay nada como coger las riendas de tu propio Ser, para conquistar y descubrir el mundo por ti mismo, sin atarte a creencias limitantes; ideas que condenan tu conciencia a vivir en cautiverio.

Me encanta soñar, soy consciente de que los sueños son una gran fuente de conocimiento, una poderosa herramienta mediante la cual podemos acceder a esas otras realidades para comprender muchas cosas, pequeños y grandes detalles que se nos escapan durante la vigilia. Recuerdo haber soñado llevando la vida de otra persona totalmente ajena a mí; recuerdo haber soñado con vidas paralelas, sin cuestionarme nada cuanto sucedía (aceptaba el sueño sin más); rápidamente te metes en el guión y cumples con ´´la misión’’ de manejarte con tus nuevas circunstancias, tan real como la vida misma. Es algo que desde siempre me ha llamado la atención, cerrar los ojos para por arte de magia experimentar otra realidad, otra vida ¿será nuestra vida algo parecido a un sueño? ¿por qué soñamos? ¿acaso no sería más fácil entrar en la nada profunda para despertar cuando hayamos descansado el cuerpo físico que tanto importa, sin tener que soñar?

La física cuántica actual ha descubierto el frágil concepto del mundo material que percibimos, y al cual nos atamos constantemente por inercia y de manera viciosa. Es muy habitual escuchar a estos científicos hablar sobre la realidad ilusoria que experimentamos; han conseguido usando las tecnologías actuales, medir que el mundo material que nos rodea, simplemente no existe, la solidez es una ilusión causada por nuestra percepción de los cinco sentidos ¿no es ese el mensaje principal que nos trata de transmitir los sueños? La vida es un sueño, no seré el primero que lo diga, ni será la primera vez que lo has escuchado, lo que pasa que la mayoría agarramos estas definiciones solo como algo poético, definiciones que como carecen de soporte racional, se nos escapan de las manos, por lo tanto de la realidad, así que le restamos la importancia que de verdad tienen y seguimos durmiendo. Aquellos que despiertan ante el mundo ilusorio en el que nos encontramos, bien por los estados oníricos, por tener capacidades extrasensoriales, por haber tenido una experiencia reveladora en este sentido, o sea cual sea el caso, despiertan ante la verdad de saber que están soñando; irremediablemente comienzan a percibir más allá de la materia, comienzan a percibir que la realidad no es tan sólida como pensamos, que lo que experimentamos es solo una parte de algo más, te muestran tu parte inmortal y que estamos hechos del mismo material que los sueños; revelaciones que muchos todavía desconocen por desgracia, y digo por desgracia porque de conocerla la humanidad en su mayoría, no me cabe duda de que la vida y la situación actual cambiarían drásticamente para convertir este mundo en el paraíso que es; un paraíso sin absurdas leyes, solo las únicamente proporcionadas por la naturaleza; un paraíso cuyo fin sería experimentar el amor en todas sus formas, amor que como ya he dicho en tantas ocasiones, es el único estado desde donde se nos brinda la posibilidad de vivir plenamente felices.

La vida lleva siendo un sueño desde siempre y hay quien lo ha sabido desde hace mucho tiempo, son aquellos los despiertos quienes manteniendo a la humanidad dormida, hacen de nosotros unos seres manipulables para que vivamos su sueño y no el nuestro.

Un fuerte abrazo e infinitas gracias por dedicar vuestro tiempo en esto que os quiero contar J amor para todos!!!!